Branding para pymes

Tanto si vives en una gran capital como si te estableces en pequeñas ciudades como Mérida o Badajoz, seguro que bajas a comprar el pan a la tienda de al lado de tu casa y sigues tomando cañas en el bar de siempre.

¿Por qué? Porque, lo mires por donde lo mires, en España apostamos por los pequeños negocios. De hecho, en 2017 había más de tres millones de empresas, de las que un 99,8% eran PYMEs, tal y como ratifican las cifras que recoge el último estudio Retrato de la PYME, elaborado por la Subdirección General de Apoyo a la pyme (órgano dependiente del Ministerio de Industria, Energía y Turismo).

Pero, ¿cuántas de ellas han oído hablar de branding? ¿cuántas han puesto en marcha una estrategia exitosa? ¿Cuántas han creado una buena imagen de marca y han conseguido ampliar su volumen de negocio y mejorar sus beneficios?

Definición de branding

Todos conocemos el logo de Repsol -y casi saltamos de alegría al verlo cuando llevamos el depósito en reserva-, el pegadizo jingle que suena en todos los establecimientos de Mercadooooona, Mercadona o esas campañas publicitarias con las que, por si no nos habíamos enterado, El Corte Inglés nos avisa que… ¡ya es primavera!

Sin embargo, pequeños establecimientos de Extremadura como Grupo Dulcesal, la boutique Pequeidea y, por supuesto, nosotros mismos, también necesitamos darnos a conocer a través de una serie de elementos que conforman nuestra marca, nuestra identidad comercial.

DISEÑO WEB
tarjetas de visita - Lamay

Y así, poco a poco, se va conformando una estrategia de branding. Es decir, se va consolidando el proceso de construcción y crecimiento de una marca, así como “la gestión inteligente, estratégica y creativa de todos aquellos elementos diferenciadores (tangibles o intangibles)” que la constituyen, tal y como lo define la AEBRAND (Asociación Española de Empresas de Branding)

De hecho, branding no se refiere, únicamente, al diseño de un logo o a la creación de una promoción publicitaria -por muy genial que nos parezca-. Conlleva, además, un importante trabajo de gestión estratégica, un profundo conocimiento del mercado y el público objetivo al que se dirige y una exhaustiva planificación de las comunicaciones.

En esta línea, la AEBRAND también alude, en su definición de branding, a que los elementos diferenciadores que lo conforman deben contribuir “a la construcción de una promesa y de una experiencia de marca distintiva, relevante, completa y sostenible en el tiempo”.

Entonces, ¿cuáles son los principales elementos que conforman una estrategia de branding?

Elementos clave en una estrategia de branding

Cuando se construye el branding de una marca es imprescindible tener en cuenta una serie de factores –tangibles e intangibles- que se relacionan entre sí y, gracias a los cuales, se consigue diferenciar a la firma en cuestión. Entre todos ellos cabe destacar:

  • Nombre e identidad corporativa (logo, tipografías, colores, eslogan): Deben idearse un concepto y una identidad creíbles, que sean coherentes con la marca y que señalen claramente, y sin lugar a dudas, quién se es.

Porque no solo de rojo vive Banco Santander ni conocemos a Carglass porque cambie y repare. Se requiere unificar bajo el mismo paraguas una serie de elementos que se potenciarán para ganar trascendencia. Es decir, gracias a ellos se conseguirá el posicionamiento por el que esté luchando en su mercado y en la mente de los consumidores.

Blog Lamay
  • La comunicación: Es imprescindible definir adecuadamente las plataformas o canales on (web, blog, email marketing…) y offline (tarjetas de visita, merchandising, carteles, rótulos, escaparates…) que se van a emplear para darse a conocer.

Y, para ello, es fundamental realizar un análisis pormenorizado tanto de la competencia –real y potencial- como del público objetivo. Porque no es lo mismo tener un parque de atracciones para niños -los papás guardarán tu teléfono entre sus favoritos- que organizar un Festival Solidario.

Igualmente, conviene conocer a los clientes en profundidad, sus necesidades y anhelos, para llegar a ellos de la forma más adecuada: la que esperan.

Pero también es importante conseguir sorprenderles, impactarles e impresionarles gratamente, por lo que hay que activar al máximo la creatividad y la originalidad para explorar nuevas vías o reinventar las ya existentes -¿que pasaría si, en el parque de atracciones infantil, organizásemos alguna actividad especial para los papás?-.

  • Los valores: Aunque parezca evidente, no hay que olvidar que, detrás de la identidad, el posicionamiento, la influencia, la conciencia, el capital o la fidelidad de la marca están siempre los valores que la conforman.

Unos valores que, sean los que sean –seriedad, elegancia, buenrollismo, etc.-, tienen que estar presentes en cada momento y acción. Porque, de hecho, la idea final es siempre conseguir una conexión permanente con el público objetivo -queremos que vuelvan a nuestro parque de atracciones y que apunten en su calendario la fecha del próximo Festival Solidario- y preservar una sana competencia con otras marcas.

Por qué es importante el branding para PYMES

Entre los objetivos principales que persigue una estrategia de branding se encuentran:

  • Configurar la personalidad real de la marca y dotarla de una imagen acorde con dicha personalidad. ¿Cómo? Fortaleciendo aquellos valores y atributos con significados y connotaciones personalizados.
  • Desarrollar una dimensión emocional con la que llegar más directamente al público objetivo, favoreciendo su implicación y fidelidad hacia la marca.
  • Posicionar a la marca en su mercado siguiendo una línea de actuación basada en la honestidad y la confiabilidad de la firma.
  • Aumentar su valor, tanto desde el punto de vista monetario como desde el intangible. Es decir, convertirla en referente de su entorno.
DISEÑO WEB

Y, aunque pueda parecer que se trata de opciones solo válidas para grandes corporaciones, no hay nada más lejos de la realidad. De hecho, y tal y como especificamos al comienzo de este artículo, las PYMEs son las grandes protagonistas del panorama económico en España.

Por ello, una estrategia de branding -bien pensada y planteada de acuerdo a sus necesidades y posibilidades- es determinante para consolidar una buena posición con respecto a su competencia directa y, sobre todo, para optimizar su inversión, mejorar su rentabilidad y conseguir un público fiel y entregado.

¿Estáis, entonces, preparados para crear con nosotros la mejor estrategia de branding?

2018-09-19T10:57:44+00:00

Deja tu comentario